g20

INTERNACIONAL

Cumbre del G20

• En conjunto, las economías del G-20 representan alrededor del 85% del producto mundial bruto, el 80% del comercio mundial (o, si se excluye el comercio intracomunitario, el 75%) y las dos terceras partes de la población mundial.

El grupo de los veinte (también conocido como el G20) es un foro internacional para los gobiernos y gobernadores de bancos central de las 20 grandes economías. Los miembros incluyen 19 países: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, Corea del sur, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, el Reino Unido y Estados Unidos, junto con la Unión Europea (UE). La UE está representada por la Comisión Europea y por el Banco Central Europeo. El G-20 fue fundado en 1999 con el objetivo de estudiar, revisar y promover el debate de alto nivel sobre cuestiones de política relacionadas con la promoción de la estabilidad financiera internacional. Busca abordar cuestiones que van más allá de las responsabilidades de una organización. En conjunto, las economías del G-20 representan alrededor del 85% del producto mundial bruto, el 80% del comercio mundial (o, si se excluye el comercio intracomunitario, el 75%) y las dos terceras partes de la población mundial. Los jefes de gobierno o jefes de estado del G-20 han conferido periódicamente en las cumbres desde su reunión inicial en 2008, y el grupo también acoge reuniones separadas de Ministros de finanzas y gobernadores del Banco Central. Con el G-20 creciendo en estatura después de la Cumbre de líderes inaugurales en 2008, sus líderes anunciaron en 2009 que el grupo reemplazaría al G8 como el principal Consejo Económico de las naciones ricas. Desde su creación, las políticas de membresía del G-20 han sido criticadas por numerosos intelectuales, y sus cumbres se han centrado en las grandes protestas de los antiglobalifóbicos, los nacionalistas, ambientalistas y otros grupos.

LOS EUROPEOS DEL G-20 SE UNEN FRENTE A TRUMP Y A FAVOR DEL LIBRE COMERCIO Y EL ACUERDO DE PARÍS
Los países europeos que participaron en la Cumbre del G-20, liderados por Alemania, se aliaron en favor del libre comercio y del Acuerdo de París contra el cambio climático, en un frente unido ante el proteccionismo de Estados Unidos. La Canciller alemana, Angela Merkel, reunió en Berlín a los líderes de Francia, Reino Unido, Italia, España, Holanda y Noruega, además de los máximos representantes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo, para consensuar su estrategia de cara a la cumbre de Hamburgo, que tuvo lugar el 7 y el 8 de julio. Su objetivo, explicó, es lograr una actuación "concertada" ante los principales desafíos de este siglo, desde la economía y el cambio climático, al terrorismo, la inmigración o las pandemias. Todos los presentes ratificaron su adhesión al Acuerdo de París tras la salida de EE UU y abogaron por un comercio abierto y justo, frente al "proteccionismo y el aislacionismo", subrayó la canciller. "Momento único" "Estamos viviendo un momento único y los riesgos internacionales jamás fueron tan críticos", recalcó el Presidente francés, Emmanuel Macron, quien aseguró que seremos "firmes" en la defensa del acuerdo contra el cambio climático e instó a los europeos a actuar "con coherencia" frente a quienes ponen en tela de juicio sus principios. Europa, recalcó, es prácticamente "el único lugar donde se sigue defendiendo una visión del comercio multilateral justo frente al proteccionismo, al 'dumping' y a la infracción de las reglas internacionales". En esta misma línea se pronunció el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que exigió "claridad frente al proteccionismo". "Apoyamos también el multilateralismo y pedimos que las reglas de juego sean iguales para todos y que se respeten", aseguró Rajoy. Tusk elogió una Europa unida que es "referente para quienes apuestan por los derechos humanos, el comercio libre y la lucha contra el cambio climático, la pobreza y la violencia". Ambos recordaron la importante y necesaria cooperación con Washington en la lucha contra el terrorismo y en el plano militar y el francés, afirmó que tener "divergencias" no implica romper el diálogo con un aliado "histórico" e "importante para el equilibrio internacional". En nombre del Consejo Europeo, su presidente, Donald Tusk, elogió una Europa unida que es "referente para aquellos que apuestan por los derechos humanos, el comercio libre y la lucha contra el cambio climático, la pobreza y la violencia" e instó a la UE a hablar "con una sola voz" en el G-20.

INMIGRACIÓN Y REFUGIADOS
Junto al cambio climático y el libre comercio, la inmigración se coló entre los temas de la reunión del G20 ante la llamada de auxilio del primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, a sus socios europeos. "El mensaje no es el de un país que quiere infringir las reglas ni abandonar su posición humanitaria; es un país bajo presión que pide una contribución directa de nuestros aliados europeos", manifestó Gentiloni, quien destacó la solidaridad y la comprensión que mostraron sus socios y confió en que se adopten medidas en breve. Macron quiso recordar, no obstante, que el compromiso adquirido en Europa es con la acogida de refugiados —para los que exigió un sistema común europeo— y señaló que el 80% de quienes llegan a las costas italianas lo hacen empujados por motivos económicos y no políticos. "Son dos realidades que no deben mezclarse. Si lo hacemos, habría una situación totalmente descontrolada", advirtió. Desde el comienzo del año han llegado al país 76.873 inmigrantes, la mayoría nigerianos, un 13,43% más que en el mismo periodo del año anterior. Como todas las grandes cumbres, la reunión del G-20 de Hamburgo ha dejado imágenes y momentos memorables entre los líderes de las grandes potencias mundiales, que se esfuerzan por aparecer como grandes amigos a pesar de sus divergencias, a veces enormes. El mal día de Melania la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, tenía previsto participar junto a los demás cónyuges (incluyendo al marido de Angela Merkl, Joachim Sauer) en un crucero en esta ciudad portuaria. Pero el caos provocado por las manifestaciones la obligaron a quedarse durante un buen rato en su residencia, sin poder salir por razones de seguridad. El 'beso' de Trump y Macron. El flamante nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, de 39 años, se movió como pez en el agua en la cumbre, saludando efusivamente y con complicidad a líderes de todo el mundo. Pero aun así sorprendió un saludo muy cordial a Donald Trump, acercándose tanto a su mejilla que algunos lo interpretaron como un beso. En todo caso está claro que ambos tuvieron muy buena sintonía, también durante la foto de familia, en la que Macron decidió cambiar su posición oficial para ponerse al lado de Trump y evitar así que su "amigo" se quedara solo en la punta. ¿Aplausos para Trump? Los líderes mundiales no solo intentaron resolver los grandes problemas del planeta sino también tuvieron momentos de respiro. Fue el caso del concierto de gala en el Elbphilharmonie, una prestigiosa sala de conciertos de Hamburgo, donde escucharon la novena sinfonía de Beethoven. A su entrada en la sala, Trump pareció recibir un gran aplauso del público y respondió con una gran y satisfecha sonrisa. Pero los medios revelaron que en realidad la ovación iba dirigida al presidente francés Emmanuel Macron. La mirada perdida de. La Canciller alemana, Angela Merkel, anfitriona del encuentro, y el presidente ruso Vladimir Putin tuvieron un diálogo muy animado antes de una de las conferencias de la cumbre.