Pakistán

Corredor económico de China Pakistán

La iniciativa "One Belt One Road" (OBOR) del presidente chino, Xi Jinping, anunciada en 2013, ha comenzado a transformarse en las mayores iniciativas mundiales para la conectividad regional y el comercio internacional. OBOR está destinado a conectar la floreciente economía china con los países de Europa, Asia Central, Medio Oriente, Sur y Sudeste de Asia. Se espera que involucre a más de 68 países, lo que equivale al 65% de la población mundial y al 40% del PIB mundial a partir de 2017. Si bien se han emprendido varios proyectos de esta iniciativa en varios países, el Corredor Económico de China y Pakistán (CPEC) es el proyecto insignia de OBOR, que representa la asociación estratégica entre Pakistán y China. CPEC comprende megaproyectos para transformar la infraestructura de transporte y energía existente en todo Pakistán. El Corredor no solo aborda la necesidad del desarrollo económico y la conectividad regional, sino que sirve como una plataforma para conectar los países del Medio Oriente y la región de Asia Meridional y Central. CPEC es nada menos que el renacimiento de la antigua ruta de la seda y el cambio de las reglas del antiguo "Gran Juego" en la región, proporcionando a China acceso directo a las cálidas aguas del Océano Índico.
CPEC dará el ímpetu tan deseado a Pakistán y otros países regionales para el desarrollo socio-económico sostenible. La experiencia tecnológica e industrial de China junto con las condiciones favorables de recursos y mano de obra en Pakistán ayudaría a integrar las dos economías y abriría oportunidades de inversión para las economías regionales e internacionales. Pakistán tiene una fuerza de trabajo de calidad y diversificada que comprende un gran grupo de ingenieros, técnicos y otros profesionales capacitados y con experiencia, y muchos tienen una gran experiencia internacional.
Una serie de factores han ayudado a mejorar el alcance del CPEC, uno de los cuales es el panorama económico favorable de Pakistán. Durante 2014-2017, Pakistán ha mejorado el crecimiento tanto en términos cualitativos como cuantitativos y ha alcanzado una tasa superior al 5% anual. El impulso del crecimiento tiene una base amplia, ya que los sectores de la agricultura, la industria, el turismo y los servicios han respaldado el crecimiento económico. Por otro lado, la inversión directa de China también ha aumentado notablemente en los últimos años alcanzando más de US$ 116 mil millones. China está invirtiendo más de US $ 67 mil millones en Pakistán bajo el proyecto CPEC y los principales campos de inversión incluyen ferrocarriles, carreteras, telecomunicaciones, energía, industria química, electricidad, petróleo, gas, bienes raíces y transporte, entre otros.
En términos de rutas de transporte, CPEC abriría alternativas más nuevas y más viables para China y sus socios comerciales. CPEC acortará considerablemente las rutas marítimas actuales desde el Medio Oriente y África hasta el este de Asia, lo que resultará en una reducción significativa del costo. El desarrollo del puerto de Gwadar en aguas profundas es el proyecto líder a lo largo de la ruta de CPEC, que proporciona un enlace crucial para la integración de la región en el mercado y el comercio global. En virtud de su ubicación estratégica en la desembocadura del Golfo Pérsico, el puerto de Gwadar es el eje de la propuesta de la ruta de la seda marítima. El puerto tiene especialmente el potencial de maximizar la ventaja de Afganistán y Pakistán de su ubicación geográfica única como puerta de entrada al mercado regional de Asia Central. Para Afganistán, sin salida al mar, el CPEC es de especial importancia ya que integrará al país con otras regiones y le permitirá mejorar sus actividades comerciales en el Océano Índico. La alineación occidental y oriental del corredor mejora naturalmente la conectividad entre Afganistán y Pakistán.
El CPEC también ayudará a generar empleo, aliviar la pobreza y mejorar las perspectivas e indicadores socioeconómicos, tales como la educación, la salud y los servicios básicos, y también contribuirá a mejorar la seguridad regional a través de los dividendos del desarrollo. Hasta ahora, se han creado miles de puestos de trabajo para la población local pakistaní directamente. Las empresas chinas también ofrecen capacitación vocacional a empleados pakistaníes y los patrocinan para que se capaciten en China. Las escuelas locales y los hospitales se han integrado a las instalaciones aledañas de muchos de estos proyectos. Más de 39,000 ciudadanos chinos han visitado Pakistán en los últimos cinco años desde el inicio de CPEC. Actualmente, más de 70,000 trabajadores chinos y pakistaníes están trabajando juntos para la implementación de proyectos de CPEC. El flujo de inversión china y la atmósfera positiva en Pakistán ha estimulado la Inversión Extranjera Directa (IED), que aumentó en un 163 por ciento en julio de 2017.
Desde el comienzo de 2018, los proyectos de CPEC han entrado en una nueva fase, pasando de las construcciones de carreteras y proyectos de energía a la industrialización con inversiones financieras y proyectos a largo plazo. La red ferroviaria entre Karachi y Peshawar por un valor de US$ 8,2 mil millones y Karachi Circular Railway por valor de US$3,5 mil millones de son los dos proyectos importantes que se están trabajando actualmente. En el aspecto industrial, se están llevando a cabo acuerdos comerciales y trabajando entre zonas industriales / económicas especiales en diversas partes de Pakistán. Estas zonas especiales apoyarán la fabricación, la creación de empleo y el crecimiento de las exportaciones. Uno de los proyectos destacados que se espera completar en virtud del CPEC durante 2018 será el Proyecto de Tránsito Masivo Orange Line de US$ 2 mil millones en Lahore.
En el sector de la energía, una combinación de proyectos de energía tradicionales y alternativos, incluidas las tecnologías solares y eólica, agregará más de 17,000 megavatios de electricidad la capacidad de producción de Pakistán, ayudando a mitigar la escasez crónica de energía y satisfacer la demanda cada vez mayor del sector industrial.
CPEC tiene el potencial de alterar radicalmente la dinámica regional del comercio, el desarrollo y la política y puede traer una mayor cohesión económica en la región de Asia del Sur. CPEC no debe considerarse como una mera ruta aislada, sino que consiste en un sistema bien estructurado de rutas para una integración regional máxima. El proyecto convertirá a Pakistán en un centro de fabricación regional y un mercado lucrativo para la inversión extranjera directa. Con políticas de inversión favorables, la atracción de Pakistán a la inversión extranjera aumenta día a día. Varios países de la región y del exterior han expresado su gran interés en invertir en proyectos relacionados con CPEC.
El corredor económico, la ruta de tránsito y los gasoductos pueden convertirse en iniciativas básicas para fomentar no solo la integración regional, sino también la colaboración trans regional. Actualmente, el orden mundial orbita entorno a la asociación y la integración económica vibrante. Las empresas internacionales, incluidas las de México, también pueden buscar oportunidades ya que el CPEC abriría portales de inversión en varios campos, incluida la cadena de suministro, logística, servicios afines, redes de información, infraestructura de telecomunicaciones, etc.
Se prevé que el CPEC ayudaría a abordar las principales barreras que obstaculizan el desarrollo económico, como los cuellos de botella de energía, la mala conectividad y la atracción limitada para los inversores extranjeros. Algunas organizaciones internacionales como el Banco Mundial encomiaron a CPEC como un motor importante para el crecimiento económico de la región. No solo impulsaría la economía de Pakistán y China, sino que tendría un impacto positivo en otros países de la región, desde el sur de Asia hasta África. Por lo tanto, el Banco Mundial califica realmente al CPEC como el elemento de cambio para Pakistán y toda la región.