Una pintora holandesa enamorada de México

Este fue el título de la exposición de la obra de Nancy van Overveldt, que se llevó a cabo en el Salón de la plástica mexicana, en la ciudad de México. La pintora holandesa llegó y vivió una buena parte de su vida en México y siempre fue una enamorada de la luz de México, de su naturaleza y su gente. Desde los años cincuenta cuando pisó suelo mexicano, su corazón permaneció ligado a México y así lo refleja su obra, en diferentes etapas, por las que recorrió como artista. La pintora vivió la ultima etapa de su vida en Holanda, pero siempre regresaba a México por algunas temporadas, recorría grandes distancias en bicicleta y seguía con su arte.

El evento contó con la presencia del Excmo. Embajador de los Países Bajos, Wilfred Mohr, de la hija de la pintora, la Dra. Tiahoga Ruge, quien explicó con detalle su vida en México y en Holanda, y de la coordinadora general del Salón de la Plástica Mexicana, Cecilia Santacruz (al que la artista holandesa pertenecía), así cómo de la Coordinadora nacional de artes visuales del instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Mariana Munguía. 

Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.