Medio Ambiente

La Conferencia climática tiene la urgente tarea de avanzar en la aplicación del Acuerdo de París

• Olas de calor, incendios forestales, sequías e inundaciones graves y sin precedentes en todo el mundo. Con ese telón de fondo, los gobiernos se reunieron en Bangkok (Tailandia) del 4 al 9 de septiembre para preparar las directrices de aplicación del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Estas directrices son necesarias para que el acuerdo sea implementado de manera justa y transparente para todos.

Tras dos años de negociación, se espera que estas directrices sean adoptadas en la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP24), que se celebrará en Katowice, Polonia, en diciembre próximo.
Hasta ahora, las negociaciones han dado pasos modestos, por lo que la reunión de Bangkok es la última oportunidad antes de la COP24 para hacer avanzar las negociaciones.
En la víspera del comienzo de la conferencia, Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, dijo: "Sobre la base de los progresos logrados hasta ahora, los países deben dar pasos decisivos para lograr en Katowice el resultado ambicioso y equilibrado que necesitamos".
Si no se alcanza un texto oficial de negociación en Bangkok, la COP24 será difícil.
"Es fundamental que en Bangkok los negociadores elaboren un texto sólido que sirva de base para la conclusión de las negociaciones en Katowice con la adopción de las directrices finales de aplicación del Acuerdo de París. Los avances logrados hasta la fecha aún no suficientes para lograr este propósito", dijo la Sra. Espinosa.
"Con sólo seis días de negociación en Bangkok, ONU Cambio Climático está trabajando de manera concienzuda para apoyar de manera eficaz a los países en su importante tarea", añadió.
Aunque su naturaleza sea muy técnica, las directrices de aplicación del Acuerdo de París son necesarias para monitorear los avances que se vayan logrando contra el cambio climático. Estas medidas climáticas deben servir para reducir los efectos del cambio climático, como sequías o las inundaciones, y para dar apoyo urgente a los países en desarrollo para que puedan contribuir a la acción climática.
Las directrices serán esenciales para determinar si se están reduciendo las emisiones al ritmo necesario para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C, y lo más cerca posible de 1,5°C en este siglo con respecto a los niveles de temperatura de la era preindustrial.
Las directrices también son necesarias para que las instituciones derivadas del acuerdo puedas trabajar de manera plenamente operativa.
"Los impactos del cambio climático son peores cada año. Esto conlleva que cada año el sufrimiento sea mayor para los más pobres y vulnerables del planeta, que en definitiva no han contribuido en casi nada a las causas del cambio climático", subrayó la Sra. Espinosa.
"Completar las directrices de aplicación y todos los aspectos operativos del Acuerdo de París servirá para desbloquear la acción frente al cambio climático sobre el terreno. Estamos ante una oportunidad clave dentro del proceso multilateral para que la sociedad en general aborde este problema mundial, sin dejar a nadie atrás", subrayó.
De cara a la COP24, están teniendo lugar numerosos eventos internacionales que ponen de manifiesto avances de la acción climática en todos los ámbitos, tanto económicos como de la sociedad civil, las ciudades o las regiones. Cada vez más actores están alineando sus planes estratégicos con los objetivos del Acuerdo de París.
"Los gobiernos lideran de manera clara el proceso internacional frente al cambio climático, pero ellos solos no pueden hacer frente a este desafío y necesitan el apoyo de todos estos actores, poniendo de manifiesto que se abre camino una nueva forma de multilateralismo más inclusivo", dijo la Sra. Espinosa.
Así lo están demostrando los eventos internacionales sobre el cambio climático cada vez número. Las recientes semanas del clima en África, Asia y América Latina, la Cumbre de Acción Climática Mundial que se celebrará en San Francisco a mediados de septiembre y la Semana del Clima en Nueva York que tendrá lugar a finales de mes son algunos de esos eventos que reúnen a gobiernos y actores no estatales en torno al tema del cambio climático.
"Estos eventos están demostrando claramente que existe un impulso para la acción a nivel mundial y están demostrando que el mundo está listo para la aplicación del Acuerdo de París tal y como los líderes mundiales lo habían previsto cuando en 2015 adoptaron el Acuerdo de París", concluyó la Sra. Espinosa.
Fuente: UNFCCC

La Cumbre Global de Acción Climática cierra con una oleada de nuevos compromisos y pide más acciones a los gobiernos

Los principales representantes de la ONU recibieron con satisfacción los resultados de la Cumbre Global de Acción Climática, que concluyó en San Francisco. Estos resultados muestran el aumento de las acciones y compromisos climáticos de las regiones, ciudades, empresas, inversores y la sociedad civil, y piden, a su vez que gobiernos de todo el mundo intensifiquen sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático.
Líderes de todos los sectores de la sociedad se dieron cita en el evento para demostrar cómo están llevando la ambición “a un nivel superior”, con una serie de anuncios de acción climática nuevos y valientes que, de ser implementados, generarían más de 65 millones de nuevos “empleos verdes” para el año 2030.
“El cambio climático está provocando pérdidas económicas enormes", dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres. “La Cumbre Global de Acción Climática ha congregado a diferentes actores demostrando que la acción mundial sobre el clima ofrece grandes oportunidades. Están apostando por opciones verdes porque comprenden que ese es el camino hacia la prosperidad y la paz en un planeta saludable”, añadió.
Este impulso culminó con una declaración histórica presentada a la Enviada Especial del Secretario General de la ONU para la Juventud, Jayathma Wickramanayake, en un gesto simbólico que ilustra que las generaciones futuras serán las más afectadas por las decisiones que tome la generación actual, con el objetivo de construir un mundo mejor y más resiliente.
Por su parte, Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, aceptó la declaración en representación del sistema de las Naciones Unidas, afirmando: "Esta cumbre y el Llamado a la acción pueden ser una importante contribución para lograr nuestro objetivo común de limitar el aumento de la temperatura mundial a 1.5 grados centígrados tal y como establece el Acuerdo de París. Se ha demostrado el rol vital de estados, regiones, ciudades, empresas, inversionistas y sociedad civil en la acción frente al cambio climático y va a animar a los gobiernos de todo el mundo a aumentar sus acciones”.
El evento tuvo lugar en un contexto de grandes impactos climáticos, como el huracán Florence, una de las tormentas más fuertes de las últimas décadas que continúa devastando comunidades en las dos Carolinas y en la costa este de Estados Unidos.
En un capítulo del Informe sobre la disparidad en las emisiones 2017 publicado con motivo de la cumbre, ONU Medio Ambiente destacó el papel vital de los actores no estatales para impulsar la lucha mundial contra el cambio climático.
“El cambio climático es, sin duda, el tema que va a definir nuestro tiempo. El trabajo conjunto entre naciones, organizaciones y comunidades es la única forma en que podemos abordar esta tarea y aprovechar las enormes oportunidades”, dijo Erik Solheim, responsable de ONU Medio Ambiente. “En los últimos días, hemos visto la alentadora cantidad de trabajo que llevan a cabo las comunidades de todo el mundo para abordar estos problemas. Si nos las arreglamos para anteponer el medio ambiente, podremos hacer frente a este desafío y lograr nuestro objetivo común, de un mundo sostenible para todos”.
En su discurso de clausura de la cumbre, Patricia Espinosa destacó la necesidad de que todos los actores se involucren en un "multilateralismo inclusivo" reflejo del mensaje del Secretario General de la ONU el lunes en Nueva York, donde llamó a los líderes mundiales a actuar con urgencia y dar respuesta al cambio climático.
Este espíritu de colaboración recuerda la propia historia de San Francisco, donde en 1945 se firmó la Carta de las Naciones Unidas, que estableció un sistema internacional basado en una serie de reglas que anteponen el multilateralismo al interés particular y que impulsa el progreso no mediante el conflicto sino mediante la colaboración de todos.
Durante estos últimos tres días, el gobernador de California, Jerry Brown, ha sido el anfitrión de un programa oficial de eventos que se han traducido en unos 500 compromisos.
Los participantes aprovecharon la asistencia a estos eventos para descubrir nuevos compromisos en cinco áreas de desafío: sistemas de energía saludables, crecimiento económico inclusivo, comunidades sustentables, administración de tierras y océanos, e inversiones climáticas transformadoras. Las acciones en dichas áreas, recopiladas en el comunicado final de la Cumbre y registradas en el Portal de Acción Climática de la ONU, pretenden enviar una fuerte señal a los gobiernos para intensificar la acción para 2020, cuando las emisiones globales deben llegar a su punto máximo para empezar a disminuir rápidamente.
Los resultados de la cumbre se recogen en un llamado a la acción por parte de todos esos actores que están aprovechando la oportunidad que ofrece la transición hacia una economía baja en carbono.
El Administrador del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner dijo: “Gracias a una acción climática valiente se pueden lograr 26 billones de dólares de beneficios económicos y se pueden crear millones de empleos. La Cumbre Global de Acción Climática ha unido a ciudades, estados, sector privado y sociedad civil y ha servido para marcar el camino hacia un nivel mayor de ambición climática para lograr los objetivos del Acuerdo de París".
El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático publicará un informe especial en octubre sobre las opciones en la mesa para lograr limitar el aumento de la temperatura media mundial de 1,5 grados centígrados a la vez que contribuir a un desarrollo sostenible y una reducción de la pobreza. El informe analizará así mismo los impactos que provocará este aumento de la temperatura.
El resultado de la cumbre de San Francisco servirá para dar ánimos a los gobiernos en sus trabajos para finalizar las directrices de implementación del Acuerdo de París durante la conferencia de la ONU sobre el cambio climático que se celebrará en diciembre en Polonia. El llamado a la acción les servirá de guía en la preparación de los planes nacionales de acción climática que presentarán en 2020, proporcionándoles opciones y ejemplos de buenas prácticas en el diseño de sus estrategias de acción climática de corto y plazo.